"25 AÑOS EN ONDA NAVE"

el .

Escrito por: Inmaculada Belén Alcántara Pérez

La historia de Onda Nave empieza en 1990 como asociación juvenil y un poquito antes, en 1987 como taller de radio dentro de La Nave, espacio joven; hoy Centro Municipal La Nave.

En estos 25 años han pasado muchas voces y muchos jóvenes corazones por los micrófonos del taller; hemos contado con personas realmente comprometidas que han dado color a las ondas con programas de contenido, divertidos, entretenidos, informativos…, pero sobre todo con programas en los que el principal ingrediente, el elemento conector era el corazón. Por encima de creencias o ideologías Onda Nave cuenta siempre con una programación hecha para dar lo mejor de la joven voz que lo lleva a cabo.

La asociación juvenil Onda Nave está formada por voces y corazones, porque el que pone un pie en el taller de radio no se conforma con hacer periodismo o con hacer un programa de radio. A Onda Nave se viene a hacer el programa que se desea hacer, el que cada uno lleva en su interior, bien sea para demostrar lo mucho que se sabe de la música heavy de la tercera isla al sur este de Nueva Zelanda o del estilo de vida de las ballenas de la costa de Groenlandia. En Onda Nave no viene nadie a hacer otro programa de radio; cuando un miembro de la asociación se pone delante de uno de sus micrófonos lo hace para sacar lo que lleva dentro y demostrar de lo que es capaz.

No podemos negar lo importante que ha sido este pequeño taller en el entorno de la ciudad de Murcia y sus pedanías; como altavoz en el ámbito cultural y social dando a los jóvenes murcianos una herramienta que ayuda a potenciar su creatividad, su responsabilidad ante la sociedad de la que forman parte, y su libertad de expresión.

La enorme variedad de programas que ha formado y forman parte de su programación es un ejemplo de ello. En el taller de radio hemos tenido programas informativos, de música clásica, deportivos, magazines, literarios, de música folk. De los micrófonos del taller de radio han salido voces importantes hoy en día en la radio murciana.

De la nueva programación de Onda Nave lo mejor que puedo decir es que la tienes en www.ondanave.org porque dónde hay programas sobran las descripciones.

Y por supuesto, no se nos puede olvidar el ONDA NAVE ROCK que con más de una década llegó a ser una plataforma para grupos de todos los estilos musicales y de toda la región. No podemos negar que se le echa de menos.

Por suerte han cambiado los elementos y las caras de las personas pero no la fuerza, las ganas de hacer algo nuevo y mejor a lo de los demás, el deseo de crear un programa de radio distinto, ese sentimiento nunca podrá salir ni dejar los micrófonos del taller de radio Onda Nave. Aunque sólo sea para demostrar lo equivocados que están esos de las encuestas que llevan desde la noche de los tiempos acusando a la gente joven de apatía, de falta de compromiso de esperar a que sean otros los que les resuelvan los problemas.

A principios de los noventa íbamos al taller con nuestra libreta, un par de bolígrafos, una cinta virgen para grabar el programa y toda la música que habíamos podido recopilar entre familiares y amigos. Como material de apoyo contábamos con la prensa que llegaba todos los días a La Nave y algún otro periódico o revista especializada -que cada uno se encargaba de traer de casa-. Entonces, como ahora, nos aconsejaban que grabáramos el programa para analizar nuestros progresos, pero en realidad lo hacíamos porque era la única forma de que nos escuchara la familia y los amigos, ya que, a unos 500 metros la señal se debilitaba considerablemente.

Hoy en día los asociados de Onda Nave aparecen en el estudio con su ordenador portátil o la Tablet, y ahí lo llevan todo: música, noticas, reportajes…; y por supuesto gracias a la magia de Internet se pueden permitir que les oigan hasta esos colegas que están estudiando y/o currando fuera de España.

Aún recuerdo aquel jueves de noviembre de 1992 en el que entré adormilada en el aula de 3º-G del Instituto Saavedra Fajardo y me encontré hablando a dos compañeros, no tardé en darme cuenta de que hablaban de radio y de que había una para jóvenes en mi pueblo; con timidez me acerqué a ellos, pregunté si yo podía ir también, me dijeron que sí, y ese mismo sábado a las 11 de la mañana con mi libreta y mi estuche me planté en la puerta de LA NAVE, en la calle correos s/n de Puente Tocinos. Ha sido una historia de amor que aún hoy, veintitrés años después sigue haciendo que me emocione cada vez que la vida adulta me deja y consigo escaparme a ver el taller de radio y a la gente de Onda Nave.

Solo puedo desear volver dentro de 25 años al taller, como “madre del artista”, y contar otra vez lo que hacíamos en mis tiempos.